Alberto Fernández negocia la forma de pago. La ONU aprobó la licitación internacional y se eligió un modelo del 2000. Se busca evitar el gasto en dólares de alquilar aviones para cada viaje presidencial.

El último que se subió al Tango 01 fue Ricardo Darin y no precisamente para un viaje presidencial, sino por un uso cinematográfico, dado su deterioro, en 2017 para filmar «La Cordillera», ya cuando Mauricio Macri buscaba sin éxito vender la aeronave. El avión emblemático, que fue el más lujoso de la región, en el cual Cristina Fernández de Kirchner llegó a pagar 133.000 dólares por un juego de vajilla, será entregado como forma de pago para el nuevo Tango 01 que el Gobierno adquirió.

Después de tres años de análisis y debates internos, se decidió finalmente comprar tras licitar internacionalmente un avión que reemplace al histórico Tango 01 que Carlos Menem compró por 66 millones de dólares en 1992, en tiempos de convertibilidad. La decisión la tomó Alberto Fernández, harto de pagar alquileres para moverse que superaron los 4.372.000 dólares desde que asumió en diciembre de 2019.

La fuente aludida deambuló por Casa Rosada y estuvo en los escritorios de Vilma Ibarra, la secretaria Legal y Técnica de la Nación. Esta semana se negocian las formas de pago y el sistema de cuotas que pretende el Gobierno aplicar, con la menor tasa de interés y en un mayo plazo de pago, dado el alto costo de la aeronave que se fabricó en el 2000.

El “LUMP”, Low Utilization Maintenance Program, es lo que se intentó llevar a cabo por el Gobierno en combinación con la Organización de Aviación Civil Internacional, OACI, un organismo de la ONU encargado de regular y certificar el estado y las licitaciones de aeronaves de este tipo.

La entrega del Tango 01 será parte del pago que orilla los 22 millones de dólares en cuotas. Tras un periodo en el cual se investigó parte por parte con un service anual que equivale a 220.000 dólares, la OACI concluyó el 14 de febrero pasado en el documento al que este medio tuvo acceso:

«Teniendo en cuenta el tiempo estimado para realizar los trabajos requeridos para reparar la aeronave, es muy ambicioso considerar que la reparaciones se completarán a tiempo, teniendo esencialmente en cuenta que en una reparación de motor nivel 4 deberá realizarse necesariamente en ambos motores».

La relación con el organismo estaba rota, por lo que hubo interlocutores que durante estos tres años se encargaron de reencauzar el vínculo. El monitoreo del avión y la pandemia hicieron lo suyo, por lo que finalmente el propio organismo internacional planteó la necesidad de cancelar el plan de arreglarlo y propuso la incorporación de un integrante nuevo a la flota presidencial para reemplazar el histórico Tango 01.

Los motivos fueron: la interrupción de la cadena de suministros y, en consecuencia, la imposibilidad total de planificar una fecha cierta o razonable que permitiera saber cuánto tiempo llevaría la reparación del Tango 01, la falta de disponibilidad de personal técnico-profesional especializado que pudiera abocarse a las tareas de reparación, el excesivo tiempo transcurrido por la nave sin volar, que impidió, entre otras cosas, las revisiones técnicas regulares con la profundidad requerida para la detección y mensura de problemas a resolver.

Esto último también impide presupuestar con precisión el costo final de su reparación, la constatación de corrosión en motores y fuselaje que impide el traslado del avión a talleres especializados. Los motivos que llevaron al Gobierno a elegir el avión: el personal técnico que hace el mantenimiento aeronáutico en Presidencia tiene más de 25 años de experiencia en este modelo de aeronave, en aspectos de planificación, ingeniería y de mantenimiento propiamente dicho, el Boeing 757 es barato con relación a otros aviones que se suelen usar para el traslado de presidentes, tiene buena velocidad promedio pero respetando los parámetros de seguridad exigidos para ese tipo de viajes y por tener tren de aterrizaje alto y gran potencia propulsora, tiene la flexibilidad de poder operar en la mayoría de aeropuertos del país y el mundo, algo que no tienen el Boeing 737, 767, 777, 788, Airbus A320, 330, A340 y otros.

Se supo que el pago total será cercano a los 22 millones de dólares, es parte de la negociación que incluye un pedido de cinco cuotas para evitar el drenaje de divisas de forma abrupta.

Exige el presidente el uso para cuestiones que sean estrictamente presidenciales, en tiempos en los que los gobernadores usan los aviones sanitarios para trasladarse.

Son días de compra, dado que YPF a cargo del camporista Pablo González también adquirió un avión para tener mayor dinamismo en la ida y vuelta de Vaca Muerta.

Semanas atrás, el ministro de Educación Jaime Perzcyk tuvo que dejar a dos colaboradores en La Rioja esperando el vuelo siguiente porque el gobernador había ocupado los asientos del jet con hijos que iban a pasear a Capital Federal.

Será entonces una nueva forma de concebir el uso del avión evitando las discrecionalidades propias de quienes ocupan cargos públicos.

Fuente: Mdz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *