La cantante participó de un partido mixto y sorprendió con su habilidad. Sin embargo, su vínculo con la pelota viene de chica e involucra a un histórico de la Selección

Ya pasaron diez días de la final del Mundial de Qatar y pero el triunfo de Argentina sigue dejando tela para cortar. Imágenes inéditas de los partidos de la Selección, reacciones de Lionel Messi con jugadores propios y rivales y anécdotas de los afortunados hinchas que pudieron ver la consagración en el lugar de los hechos. Y en esta suerte de cápsula del tiempo 2.0, en las últimas horas se conoció un video de Lali Espósito jugando al fútbol que revolucionó las redes.

Convocada por la producción de Por el mundo Mundial, la cantante llegó a Qatar en la previa del choque de cuartos de final contra Países Bajos y vio junto a Marley y el equipo de Telefe la recta final del campeonato. Además, fiel al espíritu del programa, recorrieron la noche y el día del mundo árabe y divirtió y se divirtió en su química especial con el conductor.

El trabajo de Lali en Qatar tuvo un broche de oro en la previa a la gran final, cuando fue la encargada de cantar las estrofas del Himno Nacional Argentino en el mismísimo césped del Estadio Lusail. Su sentida interpretación, coronado por un grito “Vamos Argentina” surgido desde el corazón, quedará en su retina para siempre, y como una más de las miles de perlitas que dejó la gesta argentina que todavía se festeja.

En su periplo qatarí, la cantante disputó un partido de fútbol mixto junto a Nati Jota, Morena Beltrán, Sofía Martínez y un variado grupo de periodistas, artistas e influencers. Lali fue de las más destacadas del encuentro del que también participó su hermano Patricio, elegido unánimemente como el mejor jugador. Sin embargo, la intérprete de “Disciplina” no se quedó atrás, como lo demuestran las imágenes que se viralizaron en las últimas horas.

En el video publicado en Twitter por el usuario Faka_sc, se ve cómo Lali demuestra en su lenguaje corporal y en cada una de sus intervenciones un inconfundible estilo futbolero. Se desmarca y pide la pelota, la pisa, levanta la cabeza, y si no encuentra pase, toca atrás y vuelve a empezar la jugada. También se anima a gambetear, engañando a sus ocasionales marcadores con picardía criolla, y si ve que la pelota se le va larga, no escatima esfuerzos para rescatarla.

El abanico de recursos provocó los aplausos y la admiración de los presentes. Algunos, con algún conocimiento previo de sus aptitudes. Otros, totalmente sorprendidos por el estilo de juego de la cantante. Lo cierto es que todo tiene una explicación. Lali y su hermano Pato se criaron en un club de barrio, el Bristol de Parque Patricios, donde su papá Carlos era uno de los entrenadores.

“Crecí en una casa de fútbol con un padre profesor, un hermano jugador y también un abuelo director técnico”, explicó Lali en una oportunidad. Sin embargo, ni ella ni su hermano eran los mejores del club. Ese honor estaba reservado para el que se convertiría en uno de los mejores futbolistas del mundo, y que seguramente hubiera estado en el Mundial de Qatar de no mediar una enfermedad que lo dejó afuera meses antes.

La referencia es ni más ni menos que para Sergio Kun Agüero, que desde niño captaba la atención de todos. “Lo veía jugar en Bristol, un club de barrio. Yo tenía 9 años y él 12. Todos los chicos siempre estábamos jugando por todos lados, pero cuando jugaba el Kun había que ir a verlo. La rompía. Era muy llamativo verlo jugar. Además fachero, todas moríamos por el Kun”, reveló Lali durante una entrevista con Basta de todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *