Durante su paso por el programa de Andy Kusnetzoff, el cantante se mostró vulnerable y recordó como, cuando era apenas un adolescente, el público especulaba sobre su sexualidad

Pablo Maximiliano Miguel Coronel Vidoz recién entraba en la adolescencia cuando se convirtió en Pablo Ruiz y se sumó al selecto grupo de las jóvenes estrellas de la Argentina. Gracias a su melodiosa voz logró convertirse en una celebridad y, con apenas 13 años, se enfrentó cara a cara con el tan glamuroso como cruel mundo de la fama. Poco a poco, aprendió que con cada fanático también aparecía un duro crítico y, durante su paso por PH: Podemos Hablar con más de tres décadas de experiencia en el feroz rubro, recordó con dolor la discriminación que vivió en el medio debido a su sexualidad.

PH: Podemos Hablar (Telefe) brinda el espacio perfecto para que, sin importar cuán reservado sea el invitado, termine sacando a relucir su lado más vulnerable. La noche del sábado no fue diferente y, ya arrancado el programa, Andy Kusnetzoff le propuso a todos los entrevistados que dieran un paso al frente si habían vivido algún tipo de discriminación o bullying.

Pablo Ruiz no dudó en adelantarse y, con una sonrisa algo burlona, remarcó que toda su adolescencia estuvo atravesada por la intolerancia a la homosexualidad que se respiraba en Latinoamérica a finales de la década de los ochenta y bastante entrados los noventa.

Pablo Ruíz saltó a la fama cuando era apenas un adolescente
Pablo Ruíz saltó a la fama cuando era apenas un adolescente

“Yo viví discriminación siendo muy pendejo, 12 o 13 años, no solo por la gente sino por el medio periodístico”, manifestó. Y explicó: “Porque se especulaba de mi sexualidad cuando tenía 13 años. Hablaban de mi sexualidad yo siendo un niño”.

Asimismo, recordó que fueron muchos los programas que se referían a él a modo de chiste ante los aplausos de la audiencia. “Me cargaban en la televisión y después salió la imitación de Miguel del Sel con los Midachi que hacía una imitación muy burlona”, manifestó.

A mediados de los 90, Miguel del Sel junto a Daddy Brieva y Darío “el Chino” Volpato conformaban uno de los tríos humorísticos más populares del momento. Sus sketches incluían una gran variedad de personajes e imitaciones, entre las que se destacaba una caricaturesca parodia de Pablo Ruiz -caracterizada por ademanes exagerados e inflexiones afectadas- realizada por quien años después pegaría un salto a la política. El intérprete de “Oh mamá… ella me ha besado” no veía este acto con muy buenos ojos.

Chino Volpato, Miguel del Sel  y Dady Brieva formaban Midachi
Chino Volpato, Miguel del Sel y Dady Brieva formaban Midachi

“En ese momento llenaba estadios y me iba bárbaro como artista. Pero cuando la veía a mi vieja llorar me afectaba más eso que lo que decían de mí. A mí siempre me chupó un h**vo lo que dijera la gente, pero ya ver a mi familia afectada si me dolía. Porque tenía una relación muy especial con mi vieja y si lloraba me dolía”, detalló.

A pesar de que pasó dolorosos momentos durante su crecimiento, reveló que, ahora de adulto, logró sanar todas esas heridas gracias al apoyo de la comunidad. “Me presenté hace poco en la marcha del orgullo LGBTIQ+ y fue para mí como un premio en ese aspecto. Tanta gente de mis pares viéndome, dándome ovación y el respeto y la aprobación, lo sentí reparador. Siento que sanó un poco, fue lindo”, admitió, con una sonrisa.

En cuanto a qué sucedió con Miguel del Sel, aclaró que nunca recibió ningún pedido de disculpas, pero que tampoco le interesa entablar ese tipo de contacto. “A esta altura del partido no me va ni me viene, ya lo tengo superado”, aseveró, dándole un cierre al tema.