En la noche del jueves se sumaron Ariel y Camila a la casa más famosa. Las primeras impresiones de sus compañeros y las críticas de las chicas

“No queremos gente nueva”, dijeron una y otra vez los participantes de Gran Hermano 2022 desde que se enteraron que la producción podría sumar a nuevos jugadores. A más de dos meses del comienzo, para muchos de ellos que ahora se sume gente fresca, que encima trae información de afuera, es injusto porque correrían con ventaja, pero como el reglamento lo permite, finalmente se hizo efectivo sin escuchar los reclamos ni las sugerencias.

El hecho se dio en la noche del jueves, cuandos dos nuevos hermanitos se sumaron a la casa más famosa del mundo. Así que cuando Ariel Ansaldo, el primer participante nuevo abrió la puerta de la casa y caminó por el pasillo, ellos no se dieron cuenta. Fue recién cuando se acercó a la casa que lo vieron. “¡Ay qué miedo!, gritó Julieta al verlo.

Y Ansaldo no entró para nada con perfil bajo. Apenas llegó comenzó a los abrazos y aseguró conocerlos a todos. Pronto contó que tiene 45 años, que es de Berazategui, que estudió comunicación social pero que es parrillero. Es que según contó en su video de presentación, Ariel armó una parrilla en plena pandemia y cocinó hasta la semana pasada.

Al menos en las primeras horas, Ariel fue bien recibido por los hermanitos
Al menos en las primeras horas, Ariel fue bien recibido por los hermanitos

El recibimiento fue bueno, pese a la negativa de ampliar la nómina. El participante se mostró divertido, buena onda y pronto pidió recorrer la casa, que le adjudiquen una cama y prometió asados y comida rica. ¿Quién podría resistirse a esa propuesta? “A ver cómo estamos acá”, dijo picante al pasar por la cocina y abrir la heladera. Y Alfa, mientras le cerraba la puerta le hizo un chiste. “Esta semana no podés tocar nada”. Restará saber cómo congenia con el mayor de la casa en la disputa por la cocina y si su excesiva energía llega para renovar la casa o terminará fastidiando a los chicos.

Distinta fue la llegada de Camila, quien estaba al extremo excitada y a diferencia de Ariel que entró en silencio, la joven lo hizo a los gritos, causando cuchicheos y risas entre algunas de las chicas que no podían evitar el asombro y el enojo, al contrario de cómo recibieron a Ariel.

Pronto Romina, en una actitud más hospitalaria, la llevó a recorrer la casa mientras que Coti, Daniela y Julieta se burlaban de su aspecto por tener solo 21 años y de su pelo. Un rato después, ya en el patio junto a Marcos, Julieta volvió a reírse de su pelo: “dijo que no es su pelo”, a lo que el primo no le dio importancia, demostrándole que no le interesan ese tipo de comentarios ni conversaciones.

Pero cuando por fin estuvieron a solas Coti y Julieta le dieron rienda suelta a la crítica despiadada: “Che no parece de esa edad, ¿por qué será? Tiene arrugas”, instaló el tema Disney. “Parece más grande, y eso que está con maquillaje todavía. Tal vez es por el tipo de piel”, respondió la correntina. “¿Y viste que no es su pelo? Ya quiero que se la saque -la peluca- para ver cómo es de verdad su pelo”, sumó la actriz para reírse cómplices por un largo rato.

El ingreso de Camila Lattanzio, entre miradas hostiles y algunas burlas
El ingreso de Camila Lattanzio, entre miradas hostiles y algunas burlas

Camila Lattanzio tiene 21 años y es de Ituzaingó, en zona oeste. Es pianista del Conservatorio Alberto Ginastera de Morón, pero en su video de presentación contó que le encanta cantar cumbia. Es vendedora de autos y tiene una hermana gemela. “Flor es mi otra mitad”, admite. También reveló que hace dos meses falleció su papá y que tiene un toc que no puede superar. “Me baño entre 3 y 4 veces por día”, reveló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *