Después de negarse a darle una entrevista, la exvedette se manifestó en las redes oficiales del programa que conduce Ángel de Brito

En la tarde del martes, Eliana Guercio tuvo unos minutos de furia con un cronista de LAM (América)que la abordó en la vía pública. Todo parecía una entrevista de rigor entre el notero y la esposa de Sergio Chiquito Romero, que salía de su trabajo de columnista en El club del Moro (La 100). “Eli querida, ¿cómo estás?”, saludó Alejandro Castelo a la exvedette, que caminaba a paso apurado, con una remera negra, unos jeans y unos enormes lentes oscuros a tono. “No quiero hablar ahora, gracias”, fue la respuesta tajante de Eliana quien ante la insistencia, perdió los estribos: “Ay, chicos, ¿qué les pasa? Te estoy diciendo que no quiero hablar”, afirmó muy seria.

“Perdón… pero estoy sorprendido, ¿pasó algo?”, quiso saber el cronista, pero ella eligió no responder y caminar aun más rápido. El notero la seguía: “¿Estás enojada, estás molesta por algo?”. “No lo puedo creer, te juro. Es cero respeto al… ¿Qué tengo que hablar aunque no quiera hablar?”, dijo ella, soltando el último gramo de paciencia que le quedaba. “No, no, me sorprendió tu respuesta, porque dijiste: ‘Ay, chicos…’”, la siguió el periodista, intentando encontrar una razón que nunca llegaría.

Lejos de detenerse, Eliana se subió a su automóvil para emprender la retirada, desde donde continuó demostrando su enojo: “Me corrés con una cámara cuando me ves que estoy mal y me ponés un micrófono. Es muy de mierda eso. Son una mierda. Yo no tengo por qué explicarte a vos qué me pasa”, afirmó, mientras el notero se excusaba asegurando que él no había advertido el malestar.

A las pocas horas de salir al aire, el fragmento del programa con la fallida entrevista fue subida al Instagram de El Ejército de LAM, las redes oficiales del programa, y la interpeló directamente a la misionera. “Eliana Guercio con la peor de las ondas. ¿Será por Nazarena Vélez?”, escribieron, recordando alguna vieja rencilla con una de las panelistas.

La rubia se dio por aludida y ratificó sus dichos al aire en un texto que resaltó en medio de los comentarios de la publicación. “Ya estamos, ¿no?”, se preguntó para comenzar. Y luego, dio su versión de lo que ocurrió con el periodista. “Cuando me tuvo cara a cara en la puerta de la radio no me habló. Esperó dos veredas para gritarme. Le levanté la mano, saludé y le dije que estaba apurada. Entonces prende la cámara y me corre”, aseguró.

“Yo tenía una urgencia y el pretendía que le explicara la urgencia. ¿Estamos todos locos? ¿No les parece mucho? Hace rato se olvidaron que siempre estuve. Hasta 20 días embarazada de 8 meses, con la mejor de las ondas, siempre”, señaló en referencia a su buen vínculo con el ciclo. Y explicó sus motivos.

“Siempre estuve y no porque lo necesitara, por agradecida, ya hacía rato me había ido y siempre estuve. No me voy a cansar de recordárselos, porque de repente tienen amnesia”, continuó filosa en referencia a su larga estadía fuera del país, acompañando la carrera futbolística de su marido en Holanda, Inglaterra e Italia.

“Pero un día decidieron que se terminó la onda”, sentenció Eliana. “Buenísimo, ningún problema, no pasa nada, ni siquiera me comuniqué para preguntar qué pasó. Y ahora esto, hacerme quedar como una maleducada, contando una parte y callando la otra. Gracias. ¿Es necesario seguir bardeándome? Ya estoy en todos los portales”, agregó. Y cerró dejando en claro su enojo: “Se ve que debo haber sido una HDP con ustedes, buenísimo. Gracias”, y el emoji de un pulgar arriba.

El comentario de Eliana se destacó claramente entre los cientos que se sucedieron en el posteo. La mayoría de los internautas entendió su postura, incluidos algunos fanáticos de LAM. y fue replicado en Twitter por la cuenta oficial del programa que conduce Ángel de Brito, por estos días ausente ya que emprendió unos días de vacaciones. Más allá de este comentario, Eliana no se manifestó en las redes y tampoco lo hizo el cronista. Seguramente, en el programa de esta noche, la historia continuará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *