Manuela Medina tenía 31 años y estaba internada desde hace un mes tras dispararse luego del crimen.

En la jornada del jueves, murió Manuela Medina, la mujer policía que asesinó a su hijo Yulián Jesús Gabriel Jiménez en Los Ralos el pasado 1 de noviembre.

La agente tenía de 31 años y había atacado a balazos a su hijo de cinco años para luego dispararse en el abdomen, en un intento de quitarse la vida.

Medina permanecía hospitalizada desde ese momento en el Centro de Salud, donde falleció cerca de las 20 horas de la noche del jueves, según confirmó María Marta Vargas, subdirectora del nosocomio.

El pequeño Yulián fue asesinado por su madre en una vivienda del barrio Las Pesebreras, en la localidad de Los Ralos, de tres impactos de bala. Además se encontraron marcas que indican que dos de los disparos fueron efectuados apoyando el arma sobre el cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *