Morgan Freeman fue el maestro de ceremonias y Jungkook, de BTS, el único cantante internacional en el show

Las ceremonias de apertura de grandes eventos deportivos al igual que las fiestas de entrega de premios, usualmente deben cumplir con un protocolo y unas expectativas que las predisponen para el fracaso, más allá de los esfuerzos de sus organizadores. Con los ojos del mundo puestos en el comienzo del Mundial de fútbol en Qatar nadie duda de que el deporte será el protagonista durante toda su marcha y, sin embargo, rodeada de controversias, renuncias y secretos, la ceremonia inaugural era esperada con tanta ansiedad como intriga. Con muchos artistas como Dua Lipa, Rod Stewart y Shakira confirmando por anticipado que no asistirían a la fiesta y otros guardando silencio en relación a los rumores que hablaban de su presencia en Doha, a las 11.40, hora argentina, la transmisión de la apertura comenzó con un cuenta regresiva y la imagen de Le’eeb, la mascota de esta copa mundial, que representa a la gutra, el tocado tradicional que utilizan los hombres de la región.

Ceremonia inaugural del Mundial de Qatar 2022
Ceremonia inaugural del Mundial de Qatar 2022

Lo que vino después fue una deslucida mezcla de coreografías sin demasiada originalidad y segmentos grabados que intentaron conectar a Qatar y su mundial con la historia de la Copa, además de insistir con un mensaje de unión, respeto y diversidad que contrasta con las denuncias por violaciones a los derechos humanos que se realizaron en las vísperas del encuentro deportivo. De todos modos, el camino de la nostalgia fue uno de los pocos aciertos de una fiesta sin demasiado brillo.

Con las panorámicas tomas desde fuera del estadio Al Bayt que simula la forma de una carpa beduina, la ceremonia comenzó con un video narrado por el actor Morgan Freeman que, con su evocativa voz, describió al mundial como “un momento de esperanza, júbilo y respeto”, mientras las imágenes mostraban a los tiburones ballena recorriendo los océanos del mundo: las criaturas marinas que llegan a las costas del país todos los años, son un símbolo de paz y buena fortuna para los locales. La primera sorpresa, tal vez la única de toda la ceremonia, fue la aparición de Freeman en el campo de juego donde se escenificó la idea de la reunión de todo el mundo como “una gran tribu que encuentra belleza en sus diferencias”, decía el actor en referencia a los 32 países que participan del campeonato mundial.

Ghanim Al-Muftah junto a Morgan Freeman en la ceremonia inaugural del Mundial de Qatar
Ghanim Al-Muftah junto a Morgan Freeman en la ceremonia inaugural del Mundial de Qatar

Con algunos problemas de sincronización de sonido, usuales en este tipo de evento pero que de todos modos distraían la atención de los espectadores, Freeman en su rol de maestro de ceremonias compartió el escenario con el influencer local Ghanim Al Muftah, que nació con una condición conocida como Síndrome de Regresión Caudal (SDC), que genera que la parte inferior de la columna vertebral no se forme completamente antes del nacimiento. El diálogo entre ambos no resultó del todo entendible, tal vez por los comentarios de las transmisiones locales y o tal vez porque en estos eventos los discursos suelen estar lleno de convenciones idiomáticas y gestos vacíos que no atraen demasiado la atención, especialmente si son muy extensos, como en este caso.

Los bailarines actúan durante la ceremonia de apertura de la Copa Mundial Qatar 2022
Los bailarines actúan durante la ceremonia de apertura de la Copa Mundial Qatar 2022

Lo que siguió fue una danza ritual típica de los pueblos de la región que incluyó espadas y un desfile que dio paso a un elaborado -aunque no demasiado impactante- juego de luces y a los cánticos tradicionales de los hinchas de las selecciones participantes, con el de los argentinos como apertura y la aparición de todas las camisetas en formato de muñeco gigante. La llegada de un cuerpo de baile vestido de negro y muñido de una suerte de sable láser de luz roja hizo pensar en los villanescos Sith de Star Wars, esos guerreros que en el universo de ficción creado por George Lucas eligen el lado oscuro de la fuerza. Por suerte, ese segmento fue breve y le dio paso al más apropiado desfile de todas las mascotas de los mundiales del pasado incluido el gauchito de Argentina 78.

Jungkook, de BTS, en la ceremonia inaugural del Mundial Qatar 2022
Jungkook, de BTS, en la ceremonia inaugural del Mundial Qatar 2022

Después de días de especulaciones y rumores sobre qué números musicales formarían parte de la inauguración del mundial, finalmente, para deleite de sus millones de fanáticos en todo el mundo, el único artista internacional presente para interpretar una de las canciones oficiales de la Copa del Mundo fue Jeon Jung-kook, más conocido como Jungkook, el más joven integrante de BTS, la popular banda de Corea del Sur. Sobre un escenario que se elevó en el campo de juego y rodeado de bailarines, Jungkook, el primer artista de su país en participar de la ceremonia de apertura de un mundial, cantó y bailó al ritmo de un tema cuya letra celebra a quienes cumplen sus sueños.

Jungkook, es el primer artista de Corea del Sur en actuar en la ceremonia de apertura de una Copa Mundial
Jungkook, es el primer artista de Corea del Sur en actuar en la ceremonia de apertura de una Copa Mundial

“Somos soñadores, hacemos que las cosas pasen. Al que tiene pasión, lo respetamos, al que tiene la magia, respeto. Respetar el amor es el único camino. Si vas a venir, ven conmigo. La puerta está abierta todos los días”, dice la canción en la que también participó el cantante qatarí Fahad Al-Kubaisi. Como buena parte de los textos preparados para la ceremonia, la letra del tema interpretado por el talentoso Jungkook parece ser una respuesta a la persistencia y el empuje -traccionado por su inmensa fortuna- del país organizador frente a las múltiples críticas que recibe desde que se anunció que Qatar sería la sede de este mundial.

El jeque Tamim bin Hamad Al Thani habla durante la ceremonia de apertura de la Copa del Mundo, antes del partido entre Qatar y Ecuador en el estadio Al Bayt
El jeque Tamim bin Hamad Al Thani habla durante la ceremonia de apertura de la Copa del Mundo, antes del partido entre Qatar y Ecuador en el estadio Al Bayt

Lo que siguió al show musical fue otro video en el que se veían imágenes de archivo de Hamad bin Jalifa Al Thani, el padre del actual Emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani, jugando al fútbol en el desierto. De aquellos años -las imágenes parecían tener entre treinta y cuarenta años-, a su imagen sonriendo en el estadio construido para celebrar la primera copa del mundo en Oriente Medio, todo tuvo un aire de tarea cumplida. Aunque este recién empieza.

“Con todas nuestras diferencias culturales y creencias podemos respetarnos y encontrar armonía en nuestra existencia. Espero que cada espectador alrededor del mundo disfrute y aprecie esta ceremonia. Bienvenido, mundo”, leyó el monarca de Qatar y dio por concluida una fiesta tan atenta en machacar su mensaje que se olvidó de que su primera tarea era presentar un show memorable y espectacular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *