Este martes se anunció un paso clave para avanzar en el proyecto que planea nuevas casas para la provincia, concentradas en el interior. Un repaso de las localidades que serán alcanzadas por el proyecto.

Este martes al mediodía, el Salón Blanco de la Casa de Gobierno de la provincia se vio colmada de asistentes. El gobernador Osvaldo Jaldo realizó el anuncio de la no objeción técnica financiada por el programa Casa Propia Construir Futuro para la edificación de 2000 viviendas en el interior de la provincia. Este proyecto implica una inversión de $17.000 millones.

La medida estará concentrada en las dos secciones electorales donde mejor le va al oficialismo y donde la figura de Osvaldo Jaldo pisa fuerte: el este y el oeste. Alderetes y Banda del Río Salí, localidades pertenecientes al departamento Cruz Alta, son las elegidas por el este; en el oeste, por su parte, el municipio de Monteros y las comunas de Cebil Redondo (del departamento Yerba Buena), San Felipe y Santa Bárbara (Lules) y Los Nogales (Tafí Viejo).

Los intendentes Aldo Salomón (Alderetes) y Francisco Serra (Monteros) estuvieron presentes en el anuncio. Darío Monteros, el jefe municipal de Banda del Río Salí y uno de los principales alfiles de Jaldo (no sólo hacia afuera, sino dentro del peronismo tucumano) estuvo representado por el presidente del Concejo Deliberante, Ramón Radín. Los delegados comunales Fabián Assan (Cebil Redondo), Julio Villa (San Felipe y Santa Bárbara) y Miguel Méndez (Los Nogales) también asistieron al evento. Todos ellos pertenecen al oficialismo provincial.

La no objeción técnica, firmada el último día hábil del 2022, es un paso muy importante para que avancen las obras públicas. Ahora lo que sigue es que comience la adjudicación a las empresas y luego de la no objeción financiera comenzarán las obras. Según explicó Jaldo, Tucumán tiene garantizado un cupo de 7.000 viviendas para 2023 y 2024, que ya están adjudicadas. A este plan de viviendas («el más grande desde Lomas de Tafí», según el gobernador) se suma el Programa Reconstruir, que posibilitó la reparación de las viviendas de Manantial Sur, paralizadas durante el macrismo y deterioradas a partir de la vandalización.

La política habitacional es una pieza clave de la estructura de gestión/campaña de Jaldo. De hecho, a fines de diciembre declaró que «este gobierno viene cumpliendo con la palabra empeñada de que cada 15 días vamos a seguir entregando viviendas», es decir que busca mostrar dinamismo e inmediatez en el rubro como una de sus fortalezas. El lunes entregará 115 casas más de las recuperadas en Manantial Sur. La creación de un ministerio de Obras Públicas también es reflejo del marcado interés que tiene el tranqueño en el tema. Vale destacar, finalmente, que en agosto, ante un inconveniente con un sorteo del Instituto de Vivienda de la provincia, Jaldo decidió echar a la interventora del organismo, Stella Maris Córdoba, quien se encontraba de vacaciones en ese momento en Estados Unidos.