la modelo contó todos los detalles de lo que fue el día más especial de su vida

Coni Mosqueira todavía sigue emocionada. Y no es para menos: acaba de contraer matrimonio con su pareja, Alejandro Fantino, y lo celebró el último fin de semana con una espectacular fiesta en una estancia ubicada en la localidad de Cañuelas. A pocas horas de haber vivido lo que fue uno de los momentos más importantes de su vida.

“Fue un fin de semana mágico. Inolvidable”, comienza expresando entusiasmada. Y cuenta: “Llegamos a la estancia el día anterior. Éramos 40, vino toda nuestra familia a esperar el gran día”. Ese viernes, recibieron a los invitados con el té, y más tarde compartieron una cena íntima.

Luego, llegó el sábado, el día tan esperado de la boda: “Desayunamos todos afuera, viendo cómo iban preparando todo el altar y la carpa. Vimos todo y fue súper lindo. Disfrutamos mucho”. En horas de la tarde, la novia y su entorno más íntimo comenzaron a prepararse para el gran evento: “Éramos 12 mujeres, entre mis hermanas (que eran sus damas de honor), primas, tías y mi suegra. Teníamos tres maquilladores y tres peluqueros. Nos preparamos todas juntas, y eso hizo que no se sintieran los nervios”.

El diseño del vestido de Coni Mosqueira (Gentileza: María Gorof)
El diseño del vestido de Coni Mosqueira (Gentileza: María Gorof)

Como para toda novia, el vestido era uno de los factores más importantes. Y como tal, no se lo podía confiar a cualquiera. Por eso eligió nada más ni nada menos que a María Gorof. “Ya sabía que si algún día iba al altar, iba a ser con un vestido de ella. La conozco hace diez años, de ver sus desfiles, y siempre amé su trabajo. La admiro y la considero amiga. De hecho, fue invitada a la fiesta. El diseño lo dejé todo es sus manos. Sabía que iba a hacerlo increíble. Y así fue”, comenta. Y detalla: “De las tradiciones solo use las cintas (roja, azul y violeta), que Mery me las coció en el interior del vestido”.

Coni Mosqueira hizo diez pruebas antes de determinar el diseño final de su vestido (Foto: Gentileza María Gorof)
Coni Mosqueira hizo diez pruebas antes de determinar el diseño final de su vestido (Foto: Gentileza María Gorof)

Tal como había anticipado la propia diseñadora a este medio, se trató de una pieza impactante de color ivory, que llevó una construcción totalmente artesanal. “El vestido de Coni es una prenda icónica, contemporánea a todos los tiempos y a la vez moderna, con una alta carga de sensualidad y muy femenina”, reveló. Y destacó: “Trabajamos en cada detalle, fue una experiencia única, en la que pude disfrutar del proceso y también del entusiasmo de Coni que me llenó de alegría. Siento que cumplí con mi objetivo. Es el vestido que soñé y diseñé para ella desde un primer momento”.

Pero además, Coni también cuenta que tuvo otro cambio de vestuario. “Ese era más corto, y lo combiné con una botas que me hizo Ricky Sarkany. Me maquilló Cami de Souza y me peinó Leo Vallejos. Fue mi equipo perfecto”, señaló.

Los novios, felices el día de su boda (Foto: Ramiro Souto)
Los novios, felices el día de su boda (Foto: Ramiro Souto)

Otro detalle no menor es que, afortunadamente, el clima acompañó: “Hace 12 días que mirábamos el pronóstico y daba 80% de lluvia ¡No podíamos creerlo! Y el sábado no solo que no cayó una gota, sino que fue una noche hermosa y sin viento. Y el domingo nos levantamos a desayunar y chusmear todo lo de la fiesta. Nos despedimos con un gran asado al asador, y cada uno partió para su pueblo”, resume. Y cierra, feliz: “Salió todo más perfecto de lo que soñamos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *