Los agentes ayudaron a una niña de un año de edad que había sufrido una convulsión febril y era trasladada de urgencia a un centro médico.

Dos policías de la División Patrulla Motorizada de Capital 911 actuaron rápidamente y lograron salvar la vida de una niña de un año de edad que había sufrido una convulsión febril y era trasladada de urgencia en el móvil policial hacia el Hospital del Niño Jesús.

Sucedió en la noche del domingo pasado, mientras realizaban recorridos preventivos por la zona de las avenidas Democracia y Jujuy, en la Capital. En ese momento, el sargento 1° Walter Jiménez y el agente Erick Castro advirtieron que desde una camioneta les hacían juego de luces para que detengan su marcha. Una joven, de 23 años, junto a su madre y su bebé de un año descendieron desesperadas de ese vehículo pidiendo ayuda ya que la pequeña se encontraba inconsciente. Es así que rápidamente los efectivos no dudaron en trasladarlas de manera urgente con el uso de balizas y sirenas en el móvil policial hacia el Hospital del Niño Jesús.

En el camino, donde personal del 911 colaboró para liberar el tránsito realizando un cordón sanitario, el sargento Jiménez había notado que la pequeña no respiraba, por ello comenzó a practicarle maniobra de RCP (Reanimación Cardiopulmonar), logrando salvarle la vida.

«Cuando íbamos en el interior del móvil, la madre de la bebé me manifestó que su hija se encontraba descompensada. Rápidamente, al tomarle sus signos vitales procedí a realizarle el RCP para volver a estabilizarla. No dudé en intentarlo varias veces hasta que la criatura volvió en sí y empezó a llorar. Al llegar al hospital fue asistida por una médica que al examinarla diagnosticó que la criatura había sufrido convulsión febril y que se encontraba estable fuera de peligro”, relató Jiménez.

“Fue una situación difícil para nosotros pero con un final feliz. Como personal policial nos preparamos para esto y para todo tipo de situaciones. El ciudadano no nos tiene que agradecer, para eso estamos y nos profesionalizamos. Por eso le pido a la sociedad que confíe en el personal policial, que está para ayudar y servir a la comunidad”, culminó.

El rápido y exitoso procedimiento fue dirigido por el Comisario Julio Campero, segundo jefe de la División, dependiente de la Dirección General de Prevención Ciudadana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *