El féretro del Papa Emérito ya se encuentra en la cripta vaticana de la basílica de San Pedro, donde se le dará sepultura. 200 mil personas participaron de la capilla ardiente en la que fue velado por tres días.

Esta mañana de jueves, el féretro con los restos mortales de Benedicto XVI fue trasladado desde la plaza de San Pedro, donde se expuso para la misa funeral, a las Grutas Vaticanas, donde será enterrado en la tumba que perteneció a San Juan Pablo II. 200 mil personas visitaron la capilla ardiente donde se lo veló por 3 días.

El Papa Francisco fue quien encabezó los actos de despedida de hoy, ante cerca de 100.000 personas que se hicieron presentes en el lugar, según la estimación de la Jefatura de la Policía de Roma.

Ante la gran multitud de asistentes, se cerró el espacio aéreo en toda la zona y se dispusieron helicópteros, francotiradores, cuerpos especiales, incluidos los de lucha contra el terrorismo, bomberos, y policía municipal.

El cuerpo de Benedicto XVI en un féretro de madera de ciprés tallada y antes de que su tapa fuese cerrada, se colocó en su interior algunos objetos relacionados con su papado como medallones y monedas de la Santa Sede con su imagen acuñadas durante su papado y que circularon en denominaciones en euros.

Además, se colocó un documento oficial que establece el recuento de su papado en una página. También fueron enterrados los palios, sello distintivo de su carrera clerical. Una estola delgada, confeccionada por monjas de un claustro de Roma con lana de oveja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *