Las razones detrás del ritual de Fin de Año y cómo se debe hacer de forma correcta.

El 31 de diciembre llegará con esperanzas de un nuevo comienzo para muchos y tradiciones que buscan atraer cosas buenas para el 2023, en medio de festejos con amigos o familiares.

Aunque cada país tiene costumbres diferentes, en Argentina suele haber reuniones para esperar a las 12 de la noche para recibir el Año Nuevo, con comidas típicas de estas fechas, como pionono salado, vitel toné o asado. Pero además, se pueden sumar algunos ritos y uno de los más populares es comer 12 uvas en Año Nuevo.

La tradición consta de comer 12 uvas en Año Nuevo y nació en España para luego ser adoptada tanto en Latinoamérica como en Portugal.

La costumbre comenzó cuando en 1909, en Alicante, al sur de España, donde hubo una abundante cosecha de la vid que dejó un importante excedente, y los productores decidieron promocionar paquetes de 12 uvas como “uvas de la suerte”, en representación de todos los meses del año, como una forma de aumentar sus ventas.

Por eso se cree que este ritual busca atraer prosperidad durante el siguiente año.

Según la costumbre, este ritual consiste en comer 12 uvas justo a la medianoche , cuando comienza el primer minuto del 1 de enero. Se comen uvas porque esta fruta es asociada a la espiritualidad, la esperanza y la buena suerte.

Además, a medida que se comen, hay que ir pidiendo deseos para el año que entra, en este caso, 2023. Uno por uva, y pensar en ellos. Todo esto tiene que hacerse en menos de un minuto para que funcione bien. Y si se está en un lugar donde se pueden escuchar las campanadas de medianoche, mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *