El cordobés de 22 años convirtió los goles más importantes de su incipiente carrera, pero mantuvo la tranquilidad que lo caracteriza.

Julián Álvarez vivió lo que muchas veces se define como «el sueño del pibe». En una semifinal de la Copa del Mundo, el Araña provocó un penal y convirtió un doblete, uno recorriendo casi 60 metros y otro tras un jugadón de Lionel Messi. Con el pase a la gran definición bajo el brazo, el 9 de la Selección argentina se mostró muy contento.

El delantero cordobés, autor de dos de los tres tantos con los que Argentina goleó a Croacia por 3 a 0 y se clasificó a la final del Mundial de Qatar 2022, consideró esta tarde que el equipo hizo «un gran partido” y deseó que en su pueblo natal de Calchín y en todo el país “estén festejando como locos”.

En charla con los medios, el delantero del club Manchester City, de Inglaterra, se mostró contento “en lo personal y por el grupo». «Hicimos un gran partido y estamos en la final. Ahora a descansar para esperar el gran partido del domingo”, añadió. Sobre su primer gol, el exdelantero de River Plate relató que “la agarré, vi que varios compañeros se cruzaron, me venía picando mal, pero me fue quedando para seguir y convertir y me fue quedando para convertir”.

Sobre los festejos del pueblo argentino, Álvarez indicó que “ojalá en Calchin estén todos festejando como locos, al igual que en todo el país. Estamos contentos por lo que logramos hasta ahora, pero esto sigue hasta el final”.

El joven de 22 años lleva cuatro goles en la Copa del Mundo y todos los hinchas esperan que haya guardado algo de pólvora para el domingo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *