Tras el buen dato de mayo, el Gobierno ya se prepara para un rebote del Índice de Precios al Consumidor

Tras la desaceleración de precios que midió el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) en mayo, las principales consultoras esperan el primer rebote de la inflación en junio y anticipan un Índice de Precios al Consumidor (IPC) más elevado.

El IPC se conocerá el viernes 12 de julio, cuando se espera un repunte del piso que marcó mayo y que fue del 4,2%, dada la postergación de subas en precios regulados y un freno a los precios de alimentos a partir de la caída de consumo.

Esto mismo anticipó el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, el cual proyecta una inflación de entre un 4,5% y un 5,5% para los meses que restan del año.

La consultora PPI estimó que el IPC de junio medirá 5,8%. «La interrupción del sendero declinante debe ser sopesada con la aceleración de los precios regulados desde 8,8% en mayo a 14,4% en junio debido a la suba de tarifas de energía», señaló.

Según Econométrica, la inflación total de junio estaría en un 5,2%, mientras que C&T calculó un 4,9% que mantendría al IPC interanual en un «elevadísimo» 276,4%, mismo número que dio el Indec el mes pasado.

En tanto, Libertad y Progreso marcó uno de los números más altos: un 5,4% que supondría una suba de un 1,2% de la inflación respecto del mes pasado. Este dato solo fue superado por la medición de Orlando Ferreres (OJF), de un 5,6% mensual.