Tras igualar 1 a 1, por los goles de Daizen Maeda e Ivan Perisic, el arquero europeo, Dominik Livakovic, se convirtió en la gran figura al desviar tres ejecuciones asiáticas en la definición desde los doce pasos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *