Lo realizó Cammesa la semana pasada. El plazo para licitar fue mucho más corto en este caso. También se comprará energía desde Brasil, pero la demanda sigue presionando para garantizar el abastecimiento.

En medio de una temporada veraniega especialmente calurosa, el departamento de Combustibles de Cammesa, la compañía que administra el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), que tiene a cargo debió salir el miércoles pasado a importar de urgencia 15 cargamentos de gasoil y fuel oil.

En medio de la ola de calor que atraviesa gran parte del país, y el incremento de la demanda eléctrica necesitó reponer los stocks consumidos en las últimas dos semanas durante la ola de calor que aqueja al país. Además, debió salir a consultar entre refinerías locales, si están en condiciones de ceder al parque de generación remanente de gasoil en las próximas tres semanas, anticipó el portal EconoJournal.

Es que por las altas temperaturas la operación de las centrales térmicas podría llegar al límite. El portal argumentó que hubo urgencia del área de Combustibles de Cammesa en contratar los cargamentos, lo que quedó expuesto al observar los plazos de entrega de gasoil y fuel oil incluidos en los pliegos publicados el miércoles.

En estos casos, para favorecer la competencia es frecuente que el plazo sea entre 45 y 60 días desde la fecha de presentación de ofertas, que será martes 13 de diciembre. Pero, en esta oportunidad, para adquirir los primeros cargamentos de gasoil se otorgan solo 30 días de plazo, explicó la publicación.

Esto se traducirá seguramente en precios más elevados, ante el menor plazo previsto para la compra. Con este formato, Cammesa licitó la semana pasada 680.000 m3 de gasoil y fuel oil para reponer los stocks que se consumieron durante los 15 días por la ola de calor.

En verano la planificación del consumo de combustibles líquidos de las usinas térmicas tiende a ser más sencilla que en invierno, porque, naturalmente, se reduce el consumo de gas. En este contexto, este año Cammesa puede importar energía eléctrica desde Brasil, como complemento a la generada por Yacyretá.

La semana pasada se importaron 1500 megawatt (MW) para cubrir el pico de demanda registrado en el marco de la ola de calor, «toda una rareza porque, por lo general, en diciembre Brasil no suele contar con saldos de energía para exportar hacia la Argentina», señaló EconoJournal. “Teniendo en cuenta esa previsibilidad en los consumos de combustibles líquidos, los consumos reales del mes de noviembre y la capacidad de almacenamiento contratada (fue ampliada previo al invierno pasado), Cammesa podría haber programado con mayor anticipación estas compras para ir llenando la capacidad de stock que fue quedando disponible durante el mes pasado”, destacó al portal un técnico habituado al despacho del sector eléctrico.

Según fuentes del área energética el parque termoeléctrico estuvo afectado por la salida de planta de las tres centrales nucleares y por el menor envío de gas desde Bolivia (en las últimas dos semanas estuvo entregando casi 4 millones de m3/día de gas).

“La demora en realizar esa adquisición, que obedece a la impericia comercial, además de aumentar los costos del sistema eléctrico y la salida de divisas, puede poner en riesgo el normal abastecimiento del sistema”, agregó la fuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *