El pequeño que vive en San José de Chasquivil, en los cerros tucumanos, sufrió múltiples golpes y una fractura

Un helicóptero de la Provincia del servicio de Emergencias del 107 atendió una urgencia que se había comunicado desde la localidad de San José de Chasquivil, en los cerros tucumanos.

Allí, en la tarde de ayer un nene de 6 años se dirigía a la escuela en caballo, cuando el animal se sobresaltó haciendo que el niño caiga pesadamente al suelo y sufra distintas contuciones y una fractura en su brazo izquierdo.

La aeronave, piloteada por Rafael Cornejo y Federico Sagrista, de la Dirección Provincial de Aeronáutica de Tucumán, tuvo que sortear condiciones climáticas adversas para poder llegar hasta el lugar. «Analizamos la situación porque el viento estaba bastante fuerte y complicado para viajar, más en zona de montaña, pero con las debidas precauciones del caso partimos y aterrizamos en la escuela de Chasquivil», contó Cornejo.

Al llegar al lugar se dieron con que el accidentado se encontraba en su vivienda por lo que con la ayuda de un baquiano fueron hasta la casa, donde el licenciado en enfermería del 107, Pablo Robledo, le realizó una evaluación clínica y determinó que había que evacuarlo para un diagnóstico completo debido a la seriedad de los golpes que presentaba.

Asi las cosas, el nene fue trasladado hasta la escuela en donde había aterrizado el helicóptero, y en una camilla subió acompañado por la tripulación inicial, su madre y la directora de la escuela, y se lo llevó hasta Emergencias, donde llegó a las 17.15.

«A pesar de las condiciones climáticas logramos realizar las maniobras necesarias para atenuar la turbulencia y así evitar que el niño sufra más dolor por el movimiento. Afortunadamente todo salio de acuerdo a lo planeado. Además, gracias al trabajo de toda la dirección que hace posible que las aeronaves estén disponibles y en condiciones cada vez que se las necesite», añadió Cornejo.

El paciente fue trasladado a un sanatorio privado como lo dispone el seguro escolar, en donde se encuentra fuera de peligro reponiéndose.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *