El silencio nos permite pensar en nosotros mismos y esto reafirma la identidad y depura las emociones. Cómo funciona en el cerebro

El silencio es simplemente la ausencia de sonido o ruido, que se puede mantener durante un pequeño lapso o durante un tiempo prolongado. Cada vez son más las personas que viven en grandes ciudades, cerca de diversos ruidos, de tráfico y de innumerables estímulos físicos y psíquicos que afectan al cerebro.

No es sorpresa, entonces, que el silencio se haya convertido en un bien en peligro de extinción. La ausencia de ruido ambiental crea nuevas células cerebrales, mejora la memoria, tiene un potente efecto antiestrés y beneficia a nuestro estado emocional.

Muchas personas padecen trastornos del sueño causados por el ruido ambiental, sobre todo el del tráfico y esto tiene numerosas consecuencias negativas sobre la salud.

Cómo impacta el silencio en el cerebro Estar expuesto al silencio puede revertir y prevenir ciertas enfermedades, especialmente las que afectan al cerebro.

Según un estudio de los efectos fisiológicos de la música en 2006, las pausas de dos minutos entre canción y canción se mostraron mucho más relajantes fisiológicamente que cualquiera de las músicas «relajantes».

La conclusión fue que el silencio tiene igual peso y efecto sobre el cerebro que el sonido: Dos minutos de silencio bastan para disminuir la presión arterial y el ritmo cardiaco.

El cerebro en silencio puede repetir una conversación que acabamos de tener, o que incluso tuvimos hace mucho tiempo.

El silencio hace que las neuronas se reproduzcan. Son sonidos que escuchamos internamente sin que provengan de ninguna fuente exterior; el cerebro los recrea porque previamente los transformó en información interior.

Cuando el cerebro está en «modo pausa» (sin perseguir un objetivo o durmiendo), es cuando lleva a cabo esta integración entre el conocimiento consciente y el inconsciente que nos permite crear nuestra identidad individual y buscar nuestra manera de estar en el mundo. El silencio mental es necesario para la autoconciencia y la reflexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *