La mujer simulaba ser empleada doméstica para apoderarse de dinero y diferentes bienes.

Por pedido de la UFI a cargo de Diego López Ávila, este martes se llevó a cabo una audiencia de acuerdo de juicio abreviado, en la cual se encontró a Carolina González culpable del delito de robo agravado por lesiones graves o gravísimas. La imputada, de 44 años, fue detenida en un allanamiento realizado el 19 de octubre, en un inmueble del barrio San Miguel.

La auxiliar de fiscal, Paula Bellomio, fue la encargada de oralizar los términos del convenio. Hizo lectura de la acusación y las evidencias reunidas. Luego, la funcionaria del MPF indicó la calificación legal y la pena acordada entre las partes. También expuso que la imputada deberá pagar $300.000 pesos como reparación para ser repartidas en partes iguales entre las victimas ($75.000 para cada damnificado) y cumplir reglas de conducta. La jueza interviniente homologó el acuerdo en todos sus términos.

La acusación

Fueron cuatro los hechos imputados. El primero, el 6 de noviembre de 2021, a las 11:40 horas, en circunstancias que González, ingresó a una propiedad de Congreso al 800, con la excusa de ayudar a la dueña de casa, de 83 años, a ingresar las compras del supermercado. Mediante engaños, le sirvió un té al que le colocó una sustancia narcótica, y una vez que la víctima se durmió, le sustrajo una Tablet, $ 40.000, llaves y otro objeto, dándose a la fuga.

El segundo hecho, sucedió el 13 de septiembre de 2022, en horas del mediodía, en una vivienda de Chacabuco al 200. Simulando ser empleada doméstica, la misma mujer le sirvió al propietario un vaso con agua al que le colocó un narcótico, aprovechando para apoderarse de una pistola calibre 38, $ 160.000, un celular y otros bienes, para luego huir.

El tercer caso se produjo el 10 de octubre de 2022, aproximadamente a las 14:45 horas. La acusada ingreso a un inmueble de José Colombres al 200, para realizar tareas domésticas. Una vez dentro, le sirvió a la víctima un té en el que colocó una sustancia narcótica. Luego, sustrajo dos celulares, $ 100.000, calzados, una estatua, un anillo de oro y llaves, para después escapar.
El cuarto suceso se registró el 12 de octubre, a las 16:45 horas, cuando con la excusa de realizar tareas domésticas, la mujer accedió a un domicilio de La Rioja al 700. En ese contexto, le preparó un té a la víctima, colocándole narcóticos, anulando su voluntad, y aprovechando para alzarse con un celular y dinero, para finalmente retirarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *