La comedia argentina que causa sensación en Netflix tendrá nuevos episodios

División Palermo es una de las primeras gratas sorpresas de este 2023. La comedia creada por Santiago Korovsky y estrenada en Netflix el pasado 17 de febrero recibió el elogio del público y la crítica por su ingeniosa forma de hacer un humor que rompe las barreras de lo políticamente correcto encontrando en ese camino, un inclusión natural y no forzada. Y ante el indudable éxito de esta propuesta, el propio Korovsky compartió en su cuenta de Instagram una noticia que rápidamente celebraron todos sus seguidores.

En el video que el guionista y actor publicó en su cuenta, se lo puede ver haciendo terapia. En ese momento, Korovsky dice: “La estoy pasando mal, no sé si sirvo para esto. Porque cada nota que hago me preguntan, “¿y la segunda temporada? Y no sé, además no depende de mí, no es que vienen y me dice “listo, ya está”. Y aún así, no sé, acabamos de terminar. A mi mamá le gustó, la gente me dice “estuvo buena”. Digo, te consulto a vos porque tenés experiencia”.

En ese momento, se revela que quien escucha a Korovsky es la muñeca gigante de El juego del calamar, que con su reconocido canto le dice: “Jugaremos, mueve luz verde”. Rápidamente el actor comprende que esa es la señal para comenzar con la esperada segunda temporada de División Palermo. Pocas horas después, el guionista confirmó esa información con una imagen modificada de la serie, y junto a esa foto indicó: “Qué poco duró el descanso”.

Korovsky contó que División Palermo nació hace cuatro años, como proyecto para un concurso de series web. En ese mismo momento, el actor pudo contar con dos nombres que le interesaban mucho, Daniel Hendler y Pilar Gamboa, la actriz que encarna a Sofía, una agente que se desplaza en silla de ruedas. Según reveló, durante la cuarentena escribió “la serie por Zoom con los guionistas, y estuvimos todo el encierro a través de las computadoras, hasta que nos pudimos encontrar”.

En un momento en el cual el humor está bajo la lupa y que películas y series muy queridas del pasado pueden ser cuestionadas desde el prisma con el que se analiza el presente, División Palermo se anima a hacer reír a partir de temas delicados, como el racismo o las capacidades diferentes. No es humor negro, porque no prioriza el gag desde la burla gratuita, sino que esta comedia reflexiona a través de situaciones que interpelan al espectador.

“La idea es reírnos de nuestras propias torpezas frente a las cuestiones vinculadas a la inclusión, una política que es muy necesaria. Pero uno muchas veces no sabe cómo ser inclusivo de verdad, y todo el tiempo está tratando de entender y aprender, y ese mismo proceso lo hicimos nosotros, los guionistas y actores”, reconoce Korovsky, decidido a reírse de manera ingeniosa del mundo al que representa.

Y mientras algunas voces pueden considerar que División Palermo coquetea peligrosamente con la incorrección, el cómico subraya: “El humor es un mecanismo de defensa para un montón de cosas que nos duelen, entonces me parece que primero hay que entender las risas como una herramienta de transformación, y no como algo pasatista, porque este es un género que puede pensar la realidad. La clave es dónde pararse, y cómo ir aprendiendo. Por ahí hoy sentimos que estamos parados en un buen lugar, pero la comedia evoluciona todo el tiempo, y hay que estar a la altura de la época y de sus cambios”.

Días atrás, cuando se encontraba en un bar con un amigo, Korovsky se vio interrumpido por la charla de un grupo de comensales que, justo a su lado, discutían su creación. “Una señora le recomendaba División Palermo a una amiga pero no me creyó que era yo”, escribió, junto al video que capturó toda la interacción.