El miércoles presentará la reforma aerocomercial. Luego enviará al Congreso la ley hojarasca y otras reformas que quedaron pendientes de la Ley Bases.

Federico Sturzenegger fue nombrado nuevamente como funcionario en un gobierno nacional, tras su paso por otras gestiones, como la de Mauricio Macri y Fernando de la Rúa. Ahora, en el rol de ministro de Desregulación en la administración de Javier Milei avanzará con los objetivos libertarios, entre ellos, los despidos en el Estado y la liberación de los mercados en el país. Pero lo hará en medio de trascendidos sobre una mala relación con el actual ministro de Economía, Luis Caputo.

El funcionario desestimó esas especulaciones, en el arranque de sus funciones de manera oficial. “Tenemos una relación excelente, personal y de trabajo”, aseguró este lunes en una entrevista con radio Mitre de Buenos Aires.

“El presidente (Milei) ha delimitado muy bien las competencias, yo estoy feliz y tenemos mucho para trabajar en conjunto”, apuntó para dar por cerrado la polémica por sus diferencias con Caputo.

Con respecto a sus próximos pasos, el ex presidente del Banco Central (BCRA) y ex secretario de Política Económica dentro del Ministerio de Economía durante el gobierno de Fernando de la Rúa, en 2001 adelantó que el miércoles se presentará la reforma aerocomercial, que liberará innumerables restricciones que hoy por hoy limitan las operaciones vinculadas al transporte aéreo.

Luego enviará al Congreso otra ambiciosa propuesta que seguramente volverá a generar un acalorado debate parlamentario: “El primer proyecto que vamos a llevar yo lo llamo la ley hojarasca”. Esta iniciativa incluirá una serie de reformas que quedaron pendientes de la Ley Bases, en medio de las negociaciones con los diputados y senadores «dialoguistas».

“Había un capítulo de Educación que incluía, por ejemplo, un examen al finalizar el secundario; y otro de modernización de la Justicia. También tenía el arancelamiento universitario para extranjeros no residentes”, señaló.

Puntualmente, sobre el apartado de la Justicia, el funcionario recordó una arista que tuvo muy buena recepción popular pero, sin embargo, quedó momentáneamente en el camino: “Lo más popular era el divorcio simplificado, porque para separarse hay que hacer un juicio de divorcio. Obviamente, los abogados no querían…”.

“Había además un proyecto que es el de Juicio por Jurados, que ya existe en varias provincias, pero lo pusimos en la Ley Bases y dijeron que no”, recordó entre risas que se mezclaban con un dejo de resignación.

Además, hubo espacio para hablar de otra propuesta reciente que hizo Sturzenegger, la de implementar un “examen de ingreso para poder trabajar en el Estado”, que también tuvo impacto y generó adhesión y rechazos.

“Hoy, hay un proceso de selección, digamos que son concursos… Pero yo quiero que sea un examen objetivo, donde lo superas y estás habilitado para entrar a la administración pública; debe ser anónimo y objetivo, para que no pueda ser manipulado ni de un lado ni del otro”, apuntó el funcionario libertario, consignó Infobae.